Blogia
LA PIEDRA DEL MEDIODÍA

En el camino

Eliminar la Violencia contra las Mujeres y contra Aminetu.

Eliminar la Violencia contra las Mujeres y contra Aminetu.

Hoy, 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género, no puedo dejar de pensar en las mujeres asesinadas y torturadas por la violencia machista que hay que erradicar, pero tampoco puedo dejar de pensar en Aminetu maltratada por el gobierno marroquí, abandonada a su suerte por el gobierno de España en territorio español. Es inevitable el paralelismo, es patéticamente fuerte y claro. Es impactante y escandaloso.
Por eso, hoy, especialmente hoy, una vez más, quiero decirte Aminetu que las mujeres españolas, las mujeres de todo el mundo, estamos a tu lado contra la injusticia que te están haciendo y que exigimos a los poderes públicos españoles que solucionen de una vez el problema que tú no has creado, que te han creado a ti, que te dejen entrar en tu casa aunque sea con el mismo pasaporte que los marroquíes te robaron y que NO tienen derecho a imponeros como os imponen todo al pueblo saharaui: por la fuerza.
Todos los días que llevas en huelga de hambre (tu única defensa posible) son vergonzosos, pero hoy, 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia Machista, mucho más vergonzoso y mucho más urgente que el gobierno español haga lo que tiene que hacer para que tu caso denigrante de violencia política y moral intolerable, de violación de los Derechos Humanos termine bien porque nunca debió empezar. El gobierno español y Naciones Unidas tienen que obligar a Marruecos a que te deje entrar en tu casa sin más mentiras, sin más torturas, sin más violencia. Recupérate, Aminetu. Te mandamos un abrazo muy suave pero firme.
Ana Roncero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sáhara vencerá.

Acabo de venir de la manifestación de Madrid en apoyo del pueblo saharaui y me acabo de enterar de que sólo eramos tres mil. No sé cómo se las apañan algunos para meter 42 personas en un metro cuadrado y nosotros (¡qué mala pata seguimos teniendo en todo!) sólo metemos algo así como el 10% de persona en cada metro. Tiene que ser envidia cochina, no me cabe la menor duda.
El caso es que hemos estado allí, como todos estos años, un montón de gente (a mi plebeyo entender) y aunque al parecer no crecemos ni avanzamos ni tenemos dónde caernos muertos y somos cuatro pelagatos de mierda, a mí me ha emocionado como siempre y a los que he visto allí (y otros que no han podido ir) también. Los plebeyos, ya se sabe, nos emocionamos con todo, lloramos por nada.
Eso es lo que ellos siguen teniendo allí, en los Campamentos de Refugiados: nada (o muy poco), por más que trabajemos para mandarles alimentos, nos esforcemos en romper el muro de silencio o nos desgañitemos en difundir su causa como Mariem Hassan en este vídeo.
Y, sin embargo, (¡hay que jo ... se!), tenemos que seguir y seguir y seguir. Espero que no tenga que ser hasta que a los traidores se les caiga la cara de verguenza, porque entonces vamos listos, pero nunca se sabe porque llevamos camino.
Cada año debería ser el último (somos ingenuos), cada año hacemos votos de solución (somos buenos), cada año nos va a tocar lotería en lugar de duro trabajo (somos así). Pero el caso es cada año el Sultán provoca, encarcela, tortura más y los gobiernos de España y Francia le apoyan, le miman, le venden armas, le compran fosfatos y bancos de pesca robada.
Bueno, no quiero ponerme triste. Ha sido un buen día, también porque cada vez van más saharauis a su manifestación y yo digo una y otra vez (aunque me repita más que el ajo) que despacito se llega lejos y aquella frase (no recuerdo de quién) de que si luchas puedes perder, pero si no luchas ... estás perdido.
Ana Roncero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres