Blogia
LA PIEDRA DEL MEDIODÍA

Hipatia.

Hipatia.

Hipatia de Alejandría fue, sin duda, una de las primeras mujeres en la historia que contribuyó al desarrollo de las matemáticas. Nació en Alejandría, Egipto, en el año 370 de nuestra era y murió en esa misma ciudad en el 415.

De la madre de Hipatia no se tiene ninguna noticia pero se sabe que su padre, a quien ella adoraba, fue Teón de Alejandría, un ilustre filósofo y matemático de esa época y que fue el maestro de Hipatia desde pequeña. Teón fue, realmente, una excepción  para la época y permitió que su hija se convirtiera en astrónoma, filósofa y matemática, lo que era completamente inusual en un sistema en el que las mujeres no tenían derecho a la educación y sus vidas transcurrían en los espacios privados de sus casas, sus familias, sus amigas y de "las tareas femeninas".

Teón quiso que Hipatia fuera, dicho por él mismo: "un ser humano perfecto", y por ello vigiló muy de cerca la educación de su mente y de su cuerpo. Cuentan los biógrafos de Hipatia que desde muy temprano dedicaba varias horas al ejercicio físico, después tomaba baños que la relajaban y le permitían concentrar la mente para dedicarse el resto del día al estudio de las ciencias, la música y la filosofía. Al parecer este riguroso entrenamiento consiguió su objetivo pues a decir de Sócrates Escolástico, historiador de Hipatia 120 años después de su muerte: "la belleza, inteligencia y talento de esta gran mujer fueron legendarios, superó a su padre en todos los campos del saber, especialmente en la observación de los astros".

Teón trabajaba en el Museo, institución dedicada a la investigación y a la enseñanza que había sido fundada por Tolomeo, emperador que sucedió a Alejandro Magno, fundador de la ciudad de Alejandría. El Museo tenía más de cien profesores que vivían ahí y muchos más que asistían periódicamente como invitados. Hipatia entró a estudiar con ellos y aunque viajó a Italia y Atenas para recibir algunos cursos de filosofía se formó como científica en el Museo y formó parte de él hasta su muerte, llegando incluso a dirigirlo alrededor del año 400.

Hipatia se dedicó, durante veinte años, a investigar y enseñar Matemáticas, Geometría, Astronomía, Lógica, Filosofía y Mecánica en el Museo. Ocupaba la cátedra de Filosofía platónica por lo que sus amigos y compañeros la llamaban "la filósofa". Ganó tal reputación que al Museo asistían estudiantes de Europa, Asia y África a escuchar sus enseñanzas sobre "la Aritmética de Diofanto" y su casa se convirtió en un gran centro intelectual.

Citando nuevamente a Sócrates Escolástico: "consiguió un grado tal de cultura que superó con mucho a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotinio, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien deseaba pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba (...) pero además de saber filosofía era también una incansable trabajadora de las ciencias matemáticas".

Escribió varios documentos, entre ellos, Sobre el Canon Astronómico de Diofanto donde se habla de ecuaciones de primero y segundo grado. Creó el astrolabio y la esferaplana. Inventó un aparato para el agua destilada con dos funciones: medir el nivel del agua y determinar la gravedad específica de los líquidos. Más tarde se le llamó aerómetro o hidroscopio. Nunca se casó.

Hipatia se convirtió en una de las mejores científicas y filósofas de su época, gran erudita, poseedora de un conocimiento que los cristianos identificaban con el paganismo y que, por tanto, perseguían.

Los cristianos quemaron y destruyeron todos los templos y centros griegos, persiguieron a todos los académicos del Museo obligándolos a convertirse al cristianismo si no querían morir. Hipatia se negó. Se negó a convertirse al cristianismo, se negó a renunciar al conocimiento griego, a la filosofía y a la ciencia que durante más de veinte años había aprendido y enseñado en el Museo. En la cuaresma (mes de Marzo) del año 415, acusada de conspirar contra Cyril, el patriarca cristiano de Alejandría, fue asesinada. Un grupo de cristianos enardecidos la encontraron en el centro de Alejandría y, dejando hablar a Sócrates Escolástico: "la arrancaron de su carruaje, la dejaron totalmente desnuda; le tasajearon la piel y las carnes con caracoles afilados, hasta que el aliento dejó su cuerpo ...".

Al asesinar a Hipatia asesinaron a una mujer, a una matemática y filósofa, la primera en la historia y la más notable de su época; pero no pudieron asesinar el pensamiento filosófico y matemático griego.

Ana Roncero.

Ávila, 25/4/2.003.

Notas para una conferencia proponiendo la creación del "Foro de Mujeres Hipatia", el V.25/4/03.

<a href="http://technorati.com/tag/ana_roncero" rel="tag">ana_roncero</a>

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Gatopardo -

Pues como sigas así te pasará como a mí, que no he enseñado mis escritos hasta muy pasados los sesenta porque me hacía autocríticas arrasadoras y he tenido que perder la vergüenza para enseñarlos, porque me parecía que no valían nada. Y es que el autor no puede valorar su obra, Ana, y lo único que conseguimos es bloquearnos. No se puede ser escritor y corrector en la misma tanda,porque en nuestros escritos vemos los fallos desmesurados.
Te prometo que soy una crítica bastante sagaz, y tú escribes muy bien, sabes exponer tus ideas, tienes riqueza de vocabulario, no dices lo que todo el mundo, eres original, y tus frases están muy bien construidas.
Y además, te lo digo sin que tengas que invitarme a un bocadillo de anchoas, que es lo que vale mi opinión.
Gracias por tu apoyo: durante años he estado segura de que a nadie le gustarían mis historietas.
Un abrazo

Ana -

Dinosaurio, tu me miras con buenos ojos, pero sabes que todavia tengo mucho que aprender. Un besazo.
Gatopardo, no seas humilde que acabo de leer tus relatos y son fantasticos. Como dirian en mi pueblo: quisiera el gato lamer el plato, que es un dicho para los envidiosos. Yo que soy un poco gato, y no solo por los ojos, lo que tengo es un poco de "pelusa".
El mejor rayo de sol para tus sueños de gato.
Ana.

Gatopardo -

En mis enlaces tengo "Herencia cristiana", y ahí una página en la que escriben sobre el martirio de Hypatia, que me impresionó un montón: no supe de su existencia hasta que encontré esta web.
Mi formación tiene lagunas y mares y océanos de desconocimiento que hacen que a estas altura me entere de cosas que todo el mundo sabe: es muy estimulante.
Te dejo el enlace:
http://genocidios.faithweb.com/hypatia.html
Y un abrazo

Dinosaurio -

Hipatia es un ejemplo de coraje e inteligencia. Y también un caso flagrante de cómo muchos perseguidos se convierten en perseguidores cuando llegan al poder. Eso les pasa por reutilizar a psicópatas peligrosos y no detectarlos y depurarlos como es debido.
Buena elección.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres